Toda la verdad sobre la Vitamina C

La vitamina C es uno de los activos más utilizados en cosmética por sus grandes beneficios, pero a la vez, trae consigo muchos mitos que hacen que tengamos dudas a la hora de utilizarla.

¡En este post lleno de información os aclaramos todas las dudas! ¡No te lo pierdas!

¡Hola mis Princesas y Princesos!

Hoy os traigo un post acerca de las dudas que genera cada verano el uso de la vitamina C.

¿Podemos usarla en verano, mancha la piel?… ¡aquí os resolvemos todas las dudas!

Lo primero es lo primero y debemos saber qué es la Vitamina C.

¿QUÉ ES LA VITAMINA C?

El término vitamina está compuesto por el vocablo latino vita (vida) junto al sufijo amina (compuesto orgánico).

Son un grupo de sustancias reguladoras de la actividad enzimática y hormonal del cuerpo, fundamentales para la vida. El organismo no es capaz de sintetizarlas por sí mismo por lo que debemos de obtenerlas del medio externo.

A la vitamina C pura se le conoce también como ácido ascórbico y es una vitamina hidrosoluble, es decir, soluble en agua. Gracias a los beneficios que aporta, es uno de los activos más usados y apreciados en cosmética.

En estado puro, es una molécula muy inestable, se oxida con facilidad y pierde sus propiedades al entrar en contacto con el aire, la luz o el calor. Por eso, la formulación, la concentración y su conservación son puntos claves que debemos tener en cuenta.

En cosmética, podemos encontrarla en estado puro o en derivados:

-Ácido L-Ascórbico: Vitamina C pura.

-Palmitato de ascorbilo: Forma liposoluble de vitamina C. Es la más empleada en cosmética, ya que no irrita y es más estable.

-Ascorbil fosfato de magnesio: Derivado hidrosoluble de la vitamina C. A diferencia de la vitamina C no resulta irritante, ya que es efectiva en menor concentración. También evitamos el efecto exfoliante que produce el ácido ascórbico tradicional. Pero a pesar de ser más estable y más potente que el ácido ascórbico, presenta una peor penetración.

-Tetrahexidecil Ascorbato: De todos los derivados es el que genera una mayor síntesis de colágeno, es la fórmula más estable y no produce irritación.

 

¿QUÉ VÍA ES LA MÁS EFECTIVA PARA VER RESULTADOS EN LA PIEL?

Es posible que os preguntéis... ¿no es mejor que me tome un zumo de naranja y listo? Pues evidentemente es buenísimo para nuestro organismo, pero para conseguir efectos a nivel de la piel se ha demostrado que es más efectiva usar la vía tópica (a través de la piel) que la vía oral. Además, se ha comprobado que la vitamina C aplicada de forma tópica permanece en la piel durante 48 horas.

Si sólo la ingerimos, no la almacenamos y utilizamos sólo la que necesitamos en ese momento. Por eso, con productos cosméticos podemos aportar la vitamina C que veamos necesaria.

 

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA EN LA PIEL?

Su acción principal es ANTIOXIDANTE. ¿Qué quiere decir exactamente esto? Que neutralizan la acción de los radicales libres.

Aquí me voy a extender un poco para que lo entendáis.

Lo radicales libres son moléculas que le faltan un electrón en su órbita y "pretenden" quitarnos ese electrón a nosotros, causando daño en nuestras células.

Su principal causante es la radiación solar, especialmente la radiación UV y se generan en el organismo tras unos 15 minutos de exposición solar.

Cuando se forman, tenemos dos maneras de neutralizarlos: mediante antioxidantes o con otras moléculas que encuentren en su camino. Esto último, es lo que genera una reacción radicalaria en cadena que finalmente causa el fotoenvejecimiento prematuro o la aparición de melanomas. Por ello es importantísimo que apliquemos productos antioxidantes, para evitar esto.

Los antioxidantes lo que harán es actuar como un escudo y se oxidarán ellos en lugar de nuestras células.

No sólo es un potente antioxidante, sino que además nos proporciona los siguientes beneficios:

BENEFICIOS SEGÚN LA CONCENTRACIÓN

Los beneficios dependerán fundamentalmente de la concentración de la vitamina C.

Si queremos conseguir un efecto aclarante y despigmentante de la piel en casos de manchas, su concentración debe ser de 10-20%.

Sin embargo, para obtener luminosidad o actuar como antioxidante, una formulación al 5% sería suficiente.

Si nunca hemos aplicado vitamina C, lo ideal es comenzar por concentraciones bajas e ir aumentando poco a poco para ir acostumbrando a la piel. Podemos aplicarla primero en la sien, y al día siguiente comprobar si nos ha dado algún tipo de reacción. Al principio podemos sentir un poco de picor, algo leve y soportable que se va en un par de segundos. Si es picor permanece durante mucho tiempo, retiramos el producto inmediatamente.

¿PARA QUÉ TIPO DE PIELES ESTÁ INDICADA?

Básicamente, en todos los tipos de pieles, incluso las sensibles, a cualquier edad, porque en pieles jóvenes previene el envejecimiento prematuro y en las más maduras combate el fotoenvejecimiento.

Lo que debemos de tener en cuenta es cuál es el objetivo que queremos conseguir y aplicar la concentración necesaria.

-Pieles secas

-Pieles hiperpigmentadas y/o con cicatrices.

-Pieles maduras y jóvenes.

-Pieles mixtas, grasas y acnéicas.

-Pieles apagadas y sin vida.

-Pieles sensibles (siempre en concentraciones bajas para no irritar.)

Pero si para alguien es fundamental esta vitamina es para los fumadores, pues la nicotina agota las reservas que tenemos en la piel, dando lugar a un cutis más ahogado, más flácido y que cicatriza peor debido a la falta de oxigenación.

LA PREGUNTA DEL MILLÓN... ¿SE PUDE USAR EN VERANO?

Recapitulemos... si en verano se aumenta la exposición solar y con ello la formación de radicales libres ¿tiene sentido suspender los tratamientos con antioxidantes? No. Al revés. Simplemente se trata solo de un mito. Esto se debe a una confusión de términos, os explico.

La Vitamina C pura es FOTOSENSIBLE, es decir, presenta una alta inestabilidad frente al oxígeno y la luz. Esto significa que, cuando está expuesta a la luz, se desestabiliza, pierde eficacia y sus beneficios se reducen. De ahí a que normalmente vengan en envases opacos, para que no le den la luz.

Pero NO ES FOTOSENSIBILIZANTE, no altera ni afecta a nuestra a piel con la exposición solar, todo lo contrario, la protege de la misma.

Actualmente la vitamina C para la piel que se usa en cosmética está estabilizada, esto quiere decir que no reacciona ni con la luz ni con el oxígeno, por lo que es completamente seguro utilizarla incluso en los meses de verano. De hecho, no solo no es peligroso, sino que es recomendable aplicar en la piel cremas con vitamina C después de la exposición solar para reparar el posible daño que hayamos causado a la piel. Además, gracias a su acción despigmentante, ayudará a prevenir futuras pigmentaciones y unificará el tono de la piel.

Otro mito es que mancha la piel y en parte es cierto, pero más bien la ensucia. Esto es debido a que, si se quedan restos de producto en los poros, se van oxidando y pueden oscurecer la piel dando esa sensación de que la piel está manchada.

La solución es sencilla: realizar una rutina de higiene diaria.

Se puede aplicar tanto por el día como en la noche, pero por el día debemos de aplicarla en concentraciones no muy altas ya que puede ser irritante (es un ácido) y además, usar protección solar.

COMBOS ANTIEDAD

Si la vitamina C la combinamos con otros antioxidantes, actúan sinérgicamente, potenciando los efectos de ambos, convirtiéndose en grandes aliados contra el envejecimiento prematuro de la piel. Podemos combinarlos de las siguientes maneras:

Vitamina C + Ácido glicólico

Vitamina C + Vitamina E

Vitamina C + Ácido hialurónico

Vitamina C + Ácido ferúlico

CONCLUSIÓN

No debes tener ningún miedo de usar la vitamina C en verano, simplemente hay que tener un poco de precaución, evitando concentraciones muy altas durante el día y aplicando FPS siempre que vayamos a exponernos a las radiaciones.

Si vas a la playa o vas a tener una exposición solar prolongada, lo mejor es dejar los tratamientos con concentraciones superiores al 10% para la rutina de noche.

Siempre advertimos que el verano es el peor momento para eliminar las manchas solares. Las concentraciones elevadas de vitamina C (alrededor del 15-20%) son las que mejor resultado dan, pero pueden irritar la piel.

Lo mejor sería centrar la rutina no en despigmentar, sino en prevenir la aparición de nuevas manchas. Concentraciones bajas (inferiores a 10%) en pieles que toleran el ácido L-ascórbico son perfectas y aportan una despigmentación gradual. En cambio, si tu piel no tolera esta forma de la vitamina C podemos optar por otros derivados que también ayudan a neutralizar radicales libres.

NUESTROS PRODUCTOS

Concentrado Ultra Pure Vitamina C 15 ml - Camaleon Magic Colourstick

Este producto es un concentrado de vitamina C con increíble poder antioxidante y revitalizante que ilumina la piel y reduce la pigmentación. Al no ser fotosensible se puede utilizar en verano antes del protector solar y después de la exposición al sol.

• No es fotosensible ni fotosensibilizante.
• Textura fluida, ligera y de fácil absorción.
• Fórmula concentrada con activos NO IRRITANTES.
• Aptos para todo tipo de pieles, incluso sensibles.
• Aplicar después del tónico y antes de la crema, día y/o noche.

 

Serum Vitamina C Power 10 - Iluminador Antimanchas - It's Skin

Serum formulado con Acorbyl Tetraisopalmitate, un derivado de la vitamina C liposoluble, esto quiere decir que su penetración es mayor, pero no es tan potente como la vitamina C pura. Además, contiene té verde, ácido poliglutámico ideal para la despigmentación de las manchas. De textura muy ligera y de fácil absorción. Lo ideal es aplicarlo en la noche, una vez que tengamos la piel limpia, antes de la crema y después del tónico. 

 

Crema Facial Antiedad - Vitamin C Suspension 23% + HA Spheres 2% - The Ordinary

Contiene vitamina C pura al 23%. Está formulada en una suspensión estable sin agua y sin siliconas. Además, contiene esferas de ácido hialurónico, ideal para aportar hidratación y luchar contra el envejecimiento. Su textura es muy peculiar, no es como cualquier crema ya que no contiene agua, es como granulosa. Al comienzo puede causar sensación de picor, pero se va con los segundos. Si este picor aumenta y persiste retirar de inmediato. La piel se irá acostumbrando a medida que avancemos con su uso. Precaución en pieles muy sensibles, puede causar irritación.

Lo ideal es aplicarla en la noche, una vez que tengamos la piel limpia, mejor a toquecitos, evitando frotar como hacemos comúnmente con las cremas ya que puede causar irritación. Podemos utilizarla sola o mezclándola con una crema.

Si nunca se a usado vitamina C en el rostro, recomendamos empezar por concentraciones bajas como la que vamos a nombrar a continuación.

 

Crema Facial Antiedad - Fosfato de Ascorbil Magnesio 10% - 30 ml - The Ordinary

Indicada para principiantes en el mundo de la vitamina C.

Contiene Fosfato Ascorbil de Magnesio, una forma estable de la vitamina C, soluble en agua. Por lo tanto, es más estable, pero menos potente que el ácido ascórbico. Es más suave, hidratante y menos abrasiva que la anterior. Es una opción perfecta para las pieles sensibles. Puedes aplicarlo tanto en la mañana como en la noche, siempre con la piel limpia. Si vas a exponerte al sol no olvides el FPS.

 

Crema Facial - Vitamina C en Suspensión al 30% en Silicona - 30 ml - The Ordinary

Contiene ácido ascorbico al 30% en una suspensión sin agua y con siliconas. Estas siliconas son la dimeticona y el polysilicone-11, polímeros que se utilizan como agente antiespumante, preparador y acondicionador de la piel. Además, deja un brillo sutil en la piel, actúa como barrera protectora y no es comedogénico. Su textura es ligeramente granulosa.

Se recomiendo aplicar en la noche, con el rostro limpio, después del tónico y antes de las cremas. Aplicar a toquecitos, ya bien sea sola o mezclándola con otras cremas. Como las anteriores, sus primeros usos pueden dar lugar a sensación de picor que debe desaparecer tras varios segundos.

Lo ideal es que en verano la utilicemos en nuestra rutina de noche.

 

100% ácido L-ascórbico en polvo 20 gr - The Ordinary

Vitamina 100% pura molida en un fino polvo. Viene envasada en un frasco oscuro y opaco para que la luz del sol no pueda oxidarla. Está indicado para todo tipo de pieles, aunque al ser puro, puede ser más irritante.

Es ideal para aquellas que estéis contentas con vuestra rutina habitual, pero queráis añadir vitamina C. 

Debemos añadir una pequeña cantidad con la cucharita que trae, en la palma de la mano y mezclarlo con el serum o crema. La cantidad va en función de las necesidades de cada piel, aproximadamente entre 1/4 o 1/3 de la cucharita.

Puedes notar picor, que durará unos segundos, si la sensación aumenta o persiste, retirar el producto.

IMPORTANTE: No mezclar con formulaciones que contengan Niacinamida o EUK 134. Si usas estos productos, deberás alternarlos. Por ejemplo, Niacinamida o EUK 134 en la mañana y Vitamina C en la noche.

 

Crema Powerful C Antiedad Iluminadora - Vitamina C, Ginseng & Chía - SPF 30 - 50 ml - Alma Secret

Esta crema entre otros ingredientes contiene Ascorbyl Palmitate, derivado de la vitamina C muy estable y nada irritante. Es una cremita de textura densa, bastante hidratante, con un color amarillento y con un ligero olor cítrico. Especialmente indicada en pieles normales/secas.

Puedes aplicarlo tanto en el día como en la noche, siempre con la cara limpia.

 

¡Y hasta aquí el post de hoy! Es un tema muy interesante, y es que no nos damos cuenta de que existen mitos sobre muchísimos productos que realmente son grandes aliados para el cuidado de nuestra piel, y que por miedo no los estamos aprovechando como deberíamos.

Espero que os haya gustado y sobre todo que os haya servido de ayuda. Si necesitáis algo sabéis que podéis preguntarnos lo que queráis por las redes sociales o por mandando un correo a info@holaprincesa.es

¡Os mando millones de besos, nos vemos por las redes Princesas!

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre